Con base en el decreto 3011 de 1997, el Centro de Educación Laboral organiza su oferta educativa en torno a la formación por ciclos, lo que nos permite atender de manera especial y adecuada a poblaciones con necesidades de formación particulares y, es así como estudiantes que a su vez son trabajadores, tiene la oportunidad de contar con horarios que les facilita realizar ambas labores simultáneamente. También encuentran espacio jóvenes que al lado de la formación en bachillerato requieren tiempo para satisfacer otras necesidades de formación y que la educación corriente les limita. La oferta de horarios le permite al estudiantes escoger entre posibilidades diurnas y entre ellas mañana y tarde, nocturna y de fines de semana.

 

Otra de las ventajas del bachillerato flexible es que el avance se da de manera más ágil, pues en el tiempo de un año, el estudiante al interior de los ciclos y dependiendo del aquel en el cual se encuentre puede avanzar más de un grado.

 

 

En el Centro de Educación Laboral aplicamos de manera amplia el concepto de flexibilidad y es así como este también se hace presente en nuestra modalidad educativa, puesto que los estudiantes cuentan con guías que orientadas por los estudiantes les permiten navegar en el conocimiento aprovechando las ventajas de  la oferta de contenidos que tiene la vida actual gracias al internet y otras fuentes de documentación. Los estudiantes, dependiendo de sus expectativas de formación laboral, pueden también optar por matricularse en programas tendientes, ya sea a mejorar ciertos aspectos o a adquirir formación para el trabajo.

 

By StuSeeger (http://www.flickr.com/photos/stuseeger/230625418/) [CC BY 2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0)], via Wikimedia Commons