El Centro de Educación Laboral aparece como una respuesta estratégica a necesidades educativas de poblaciones que además de requerir formación, tienen otros obstáculos que es necesario superar para poder realizar sus estudio; es así como por iniciativa de los hermanos Ramón y Yolanda Cubaque Mendoza,  ingeniero y licenciada en pedagogía respectivamente, se da inicio a una propuesta dirigida a desarrollar en estudiantes jóvenes y adultos aptitudes sociales, que les permitan, de una parte, asumir un rol como personas íntegras en la sociedad y sean capaces también de contribuir con la educación de otros. 

De otra parte, la iniciativa estaba engfocada en brindar facilidades en el proceso educativo y por esta razón adopta la formación por ciclos, determinda por el Ministerio de Educación nacional mediante el decreto 3011 de 1997.

En el año 1995 abre entonces sus puertas con una oferta de cursos de validación de bachillertao y de educación laboral, los cuales reciben aporbación por parte de la Secretaría de Educación Distrital mediante la resolución 460 del año 1998.

Con miras a consolidar el sueño de contribuir en la formación de personas íntegras, útiles a la sociedad, competentes en lo que saben hacer, capaces de enfrentar situaciones y darles solución, en 1998 inicia recibiendo estudiantes en la modalidad de bachillerato flexible para el ciclo lectivo III (grados 6º y 7º) y para el ciclo IV (grados 8º y 9º); el 25 de agosto de 1999 recibe la aporbación de esta modalidad educativa mediante la resolución 2700 y completa la apertura de los ciclos I (grado 10º) y II (grado 11º)

Decisiones tácticas en la conformación del modelo educativo

Son varias las decisiones tácticas que se han tomado en la coformación del modelo educativo, que han partido de debates a diferentes componentes de la educaciòn y encontramos como, con un centramiento en las capacidades actuales de los aprendientes, se opta por darle herrmientas para el procesamiento de la información más que por los contenidos en si mismos, activando la capacidad analítica de los estudiantes y dándole un rol diferencial a nuestros docentes. En este último aspecto, se concibe al docente como un facilitador en el proceso educativo, que apalanca su acercamiento con el estudiante mediante el desarrollo de la confianza, y que dirige su capcidad profesional hacia hacer entender los apsectos cruciale del conocimiento subrayando la utilidad y aplicación de estos, y así de maner conjunta con el aprendiente se le dé significancia al aprendizaje.

El docente del Centro e Educación Laboral CEL, debe comprender culturalmente la época en que vivimos, los avnces tecnològicos que están hoy al servicio de la educacón, sin olvidar fundamenteos trascendentales como el buen humor, la responsabilidad, ser ejemplo de vida para sus estudiantes, saber escuchar  e interpretar las necesidades de sus estudiantes, la innovación y la demostración de didsposición y capacidad de servicio hacia sus estudiantes y hacia la comunidad en general.